¡Súmate a #SinTags!

#SinTags es un movimiento de participación voluntaria que busca mostrar cómo el discurso de odio en Internet se ha convertido en algo cotidiano y la forma en que los usuarios unidos podemos levantar la voz para prevenir la discriminación y la violencia en la red. Conoce más sobre nosotros

Mirada desde lo local

En #SinTags los jóvenes tenemos la posibilidad de participar en todas las causas de la campaña y promover los temas que más nos preocupan. Por eso, nos hemos organizado por regiones para explorar las problemáticas locales. Todas las ONGs y agrupaciones son bienvenidas para sumarse al movimiento. Queremos sumar esfuerzos para que todos los estados se involucren y que esta vinculación logre resultados concretos, en beneficio de todo el país.

Sin Bullying

Acoso, insultos, amenazas, golpes, violencia verbal y psicológica. El bullying no es una moda, es una realidad. De hecho 7 de cada 10 jóvenes que tienen menos de 18 años han sido víctimas de violencia en la primaria y secundaria. En YouTube, Facebook y Twitter cada vez circulan más video subidos por chicos o chicas que graban las agresiones físicas o verbales (en las que generalmente se acosa a otra persona por cómo se ve, cuánto tiene o por quién le gusta) como si se tratara de algo divertido. El miedo al qué dirán, a no ser escuchados y a que el maltrato aumente, hace que las víctimas del bullying guarden silencio. El bullying ha cobrado la vida de cientos de personas alrededor del mundo y puede comenzar con una foto o con un post en tono de broma. Es tiempo de pensar, de actuar con respeto desde los hogares y en las escuelas, de combatir el cyberbullying y de escuchar a las víctimas de acoso.

Sin Clasismo

¡Es momento de ser incluyentes! El clasismo es la forma de discriminar a otras personas por su condición socioeconómica. Los medios de comunicación, películas, series de televisión, canciones y múltiples mensajes en redes sociales promueven constantemente estereotipos donde el “rico” excluye al “pobre”, y todo tipo de conductas y acciones de desprecio entre unos y otros. Debemos tener en cuenta que todas los individuos tenemos el mismo origen, aunque somos únicos y poseemos círculos sociales diferentes y tenemos acceso a más o menos recursos económicos, formamos parte de la misma sociedad.

Sin Explotación del Trabajo del Hogar

La mayoría de nosotros permanecemos indiferentes a la problemática que enfrentan los y las empleadas que colaboran en el hogar. Inclusive, la palabra “chacha” es utilizada frecuentemente como un insulto y para hablar despectivamente de las personas. Es necesario actuar, en primer lugar, para que su trabajo tenga el reconocimiento que se merece y, en segundo, para que las condiciones laborales de las personas que realizan esta actividad mejoren.

Sin Homofobia

Es un hecho, la humanidad es diversa y entre esa gama de diferencias están las personas a las cuales les gustan otras de su mismo sexo, o de ambos, o que su identidad de hombre o mujer no coincide con el género con el que la persona se siente identificado. Sin embargo, los prejuicios y el miedo hacen de las suyas. ¿Sabías que 44% de los mexicanos no dejaría que en su casa viviera una persona homosexual? La intolerancia hacia la diversidad sexual causa dolor, problemas familiares, violencia y sufrimiento. Es momento de respetar los gustos y decisiones de los demás.

Sin Racismo

¿Sabías que en México las personas indígenas consideran que su principal problema es la discriminación (20%) antes que la pobreza (9%)? Estos datos demuestran el sentir de más de 15.7 millones de personas indígenas, quienes son excluidos por su color y origen étnico. De hecho, en las redes sociales y en la vida cotidiana, es muy común escuchar decir la palabra “indio” para referirse a una persona de tez morena o de escasos recursos económicos. Debemos tomar conciencia que vivimos en un país con diversidad cultural y étnica en el que todos tenemos derechos y obligaciones.

Sin Violencia

Tenemos derecho a vivir en un país libre de violencia. Los ataques físicos y sicológicos entre hombres y mujeres son en parte el reflejo de los miedos y prejuicios que nos tenemos los unos a los otros. Es una decisión personal actuar respetando los derechos de los demás, pero es más importante aún, no quedarnos inmóviles cuando observamos actos ofensivos y violentos en el día a día, y más aún en el entorno de las redes sociales. El género, las preferencias u orientación sexual, el nivel socioeconómico, el origen étnico e, incluso la altura y el peso de las personas, no deben ser razón para discriminarlas y violentarlas.

Sin Xenofobia

¿Por qué tratar mal a las personas que no nacieron en México? De eso se trata la xenofobia, de las actitudes de rechazo, desprecio y amenazas que se generan por el miedo y la hostilidad a los extranjeros. De hecho, en nuestro país, 6 de cada 10 mexicanos opinan que la gente que llega de fuera provoca mucha o algo de división entre la gente. La migración es un suceso que ha acompañado a la historia de la humanidad y en México, el desplazamiento de personas extranjeras que buscan mejores oportunidades cada día va en aumento. Por eso, es necesario dejar de atacar a las personas que vienen a nuestro país temporal o permanentemente.